El público infantil tuvo su espacio en el XXXV Encuentro Entrerriano de Teatro

Comentarios desactivados en El público infantil tuvo su espacio en el XXXV Encuentro Entrerriano de Teatro 4

Durante los días de la fiesta teatrera, dos obras de la selección provincial y una de la selección local, tuvieron por objetivo el disfrute de niños y niñas. Las y los que llevaron esas propuestas a escena cuentan cómo es la tarea detrás de escena y la relación con ese público tan especial.

 

Las producciones fueron seleccionadas a través de la convocatoria abierta por el gobierno provincial a través de la Secretaría de Turismo y Cultura de Entre Ríos, en el caso de las obras de la sección provincial, que sobre ocho obras seleccionadas estableció un cupo de dos dirigidas al público infantil. En el caso de la obra de la sección local, seleccionada por el Municipio de Concepción del Uruguay, sobre tres obras una se destinó a niños y niñas.

 

“Buñuelos de Peluca” es una producción de la Compañía Cosifango de Colón, que surgió en un espacio cultural autogestionado donde contaban con una escuela de circo, entre otras actividades. Durante el Encuentro realizado en Concepción del Uruguay, Buñuelo y Peluca dieron función en La Calesita, un espacio de diversión infantil ubicado frente a la Plaza Ramírez.

 

Buñuelo es un payaso bárbaro que intenta conquistar al público a través de viejos trucos. Ante el inminente fracaso, decide recurrir a la ayuda de su compañero “el Peluca, barrilete crónico”, el gran astro del fútbol. Gervasio Zamora, le da vida a estos personajes, y remarcó que “las obras para niños son más complejas. Porque necesitas llamarles la atención y eso hay veces que es más difícil. Los niños en esta época son súper tecnológicos, en 5 segundos se distraen y ya no les gusta lo que haces. Lo que tienen de bueno es su energía y que lo que expresan es súper genuino. Si hay niños que no les gusta la función, te arruinan todo si quieren. Esta obra igual nos ha dado muchas satisfacciones, porque tanto los niños y los padres nos acompañan”, señaló.

 

El actor contó con la apoyatura de Juana Rodríguez en la dirección y Manuel Urquiza y Nicolás Barreto en sonido e iluminación.

 

El poder de la magia

 

El teatro local dirigido al público infantil tuvo su espacio con “El poder de la magia, un viaje” de Noelia Rodríguez, un obra del género teatro musical infantil producida íntegramente en Concepción del Uruguay por el taller de Teatro Colorín, que se presentó en el Auditorio Scelzi. Los integrantes de este taller participaron de los Juegos Culturales Entrerriano Evita en el 2014 con la producción teatral  «El gaucho inglés» y llegaron a la instancia nacional que se realizó en la ciudad de Mar del Plata.

 

Celina es una niña gris que solo quiere ser perfecta para que su papá esté orgulloso de ella “quiere ser una empresaria exitosa”, no le gusta jugar y no cree en la magia hasta que conoce a Lucy . Su nueva amiga le da un cofre y de su interior surge “ Pocotoco”, un mago milenario que usa sus poderes para recuperar el juego y la creatividad de todos. En su recorrido se encuentra con distintos personajes e intenta sacar la magia interior de cada uno de ellos.

 

Los gurises reunidos en el lugar recibieron con alegría la propuesta. “Me gustó la música y las canciones. Yo sí voy a creer en la magia. Estoy muy feliz de ver teatro”, dijo María Laura, que vino con su mamá y hermanitos. Paula y Malena, abuela y nieta, contaron su experiencia. Para Paula “la obra fue genial. Los chicos espectaculares en su trabajo teatral. En ciertos lugares siempre se olvidan de los niños y por eso el Teatro Infantil antes no formaba parte de estos encuentros”. Malena a su vez, dijo haber pasado “re bien, porque para mi estuvo re divertido. Esto también sirve para otros niños más chicos que no conocen el teatro”, subrayó.

 

Tener en cuenta el público infantil

 

Carolina Colombo, quién interpreta a Potoco, explicó que quisieron recordar a Félix Gutiérrez -recientemente fallecido-, “en lo que él hacía y en lo que amaba. Decidimos escribir su nombre en el libro -que lleva en la cabeza su personaje y que en la obra representa esos viejos recuerdos, esas grandes historias. Nuestra directora, Noelia Rodríguez, viene de su escuela y nosotros somos producto de todo lo que él ha hecho con la gente en los barrios, con los chicos y los grandes también. La mejor manera de recordarlo es arriba de las tablas”.

 

Otro integrante del grupo, Federico Scelzi, le da vida al fantasma y al señor, además de estar a cargo del trabajo coreográfico. Indica que sus personajes “al principio eran un desafío, porque son dos personajes súper diferentes, y hay que hacer el maquillaje y el cambio rápido tras escena. Tenemos 10 o 15 minutos entre escena y escena, entonces tengo que salir volando para cambiarme y llegar a prepararme con el siguiente personaje”. En referencia a la relación con el público Scelzi manifestó que “es súper lindo. Trabajar con chicos te vuela la cabeza, es como de otro mundo, todas las veces que nos hemos presentado el público reacciona de una forma que nos llena mucho”, remarcó.

 

Inés Fernández interpreta a una modelo en la obra, y consultada sobre la incorporación de espectáculos infantiles en el Encuentro Entrerriano de Teatro destacó que “es espectacular, porque hay que tener a los gurises en cuenta. A ellos también les gusta el teatro, es una obra para toda la familia, ya que tiene un mensaje grande. En cualquier situación siempre tenés que creer en la magia”, expresó.

 

Fátima Almada es Celina, la niña gris, y afirma que “la experiencia y el público fueron muy gratificantes. Estamos muy contentos de poder hacer la función en el Encuentro Entrerriano de Teatro que tiene mucha historia, muchos grupos buenísimos. La calidad de los espectáculos que hubo fue genial y quisimos darlo todo. Estamos muy contentos de poder tener obras infantiles en este marco”.

 

El grupo está formado también por Moira Zaffaroni, Alan Joel Barria, Franco de Jesús, Lucas Martín, y los asistentes Aylen Cooke y Cristian De Battista.

 

Mequetrefes Rodando

 

“Mequetrefes Rodando” es una creación, interpretación y dirección en forma colectiva de Verónica Spahn, Leandro Bogado, Jimena González y Carlos Vicentín, que forman parte del grupo Saltinbanquis de la ciudad de Paraná .

 

Los Mequetrefes llegan con sus cajas rodantes acompañados de música, coreografías y ocurrencias disparatadas para desandar un mundo mágico y didáctico a través de la imaginación. Los personajes proponen juegos y conflictos que refuerzan la educación vial, trabajando con saberes previos en una forma lúdica y de permanente interacción con el público, generando diálogos e intercambios interesantes, especialmente con los niños espectadores.

 

El veredicto del público

 

Luz, de 9 años, resaltó que la obra le gustó, “habla muy bien de la educación vial. Es la primera vez que veo teatro y fue una experiencia muy buena”. Otra espectadora de la misma edad, Martina, afirmó que “lo de la educación vial me pareció muy bueno y es lo que hago todo los días, ponerme el cinturón de seguridad cuando voy en el auto”. Agustín, de 13 años manifestó: “la obra me pareció espectacular, fue muy graciosa”.

 

Una familia acompañada de su pequeña hija de dos años cuenta que también fueron a ver la obra infantil que estuvo en la calesita, la mamá destacó que “la nena también se re copó, le gustan mucho los payasos, aunque ella sea muy chiquita. Me parece que para los grandes estuvo bueno. Que Mequetrefes sea entretenimiento que a la vez les enseñe algo a los niños sobre la educación vial está bueno”. Dos niñas de 8 y 6 años, Guadalupe y Fernanda señalaron: “nos gustó mucho, estaba re lindo, nosotras dos nunca vimos teatro y estuvo muy hermoso”.

 

Buscando la complicidad para el juego

 

Contentos por estar en el encuentro y por el acompañamiento del público los Mequetrefes, hablaron sobre el proceso creativo de obras destinadas al público infantil. Leandro Bogado que depende mucho del tema, “esta obra en especial, como la dramaturgia estuvo a cargo de nosotros, nace como pedido para trabajar acerca de la educación vial. Trabajamos sobre la tesis de que los chicos ya conocen las leyes de tránsito, y los padres también. Entonces el desafío era cómo hacer para que ellos sean protagonistas de la historia y nos vayan contando”.

 

“Somos personajes que en realidad vienen a dar una clase de educación vial y no saben nada, eso se empieza a descubrir, y los terminan ayudando los chicos  a completar esos conceptos que están faltando. Trabajamos sobre cuatro conceptos básicos, el uso del cinturón de seguridad, del casco, del celular y del semáforo. Pasarle a los padres como un control dentro del auto que te taladra la cabeza, porque el chico te empieza a decir ´el cinturón de seguridad, el semáforo´. Sabemos lo picasesos que son”, dice el actor.

 

Por su parte, otra de las integrantes, Jimena Gonzalez, explica que “para nosotros esta experiencia de Mequetrefes rodando fue muy experimental en términos del juego y de poder entregarnos de lleno a buscar el código propio de los niños y niñas, en los que no tenés mucha lógica, ni hay un relato con un principio o un final. En realidad es una secuencia de juegos, en la que además nosotros tratamos justamente, de ubicarnos en ese universo y jugar con el absurdo, con lo que nos divierte. Hay muy poquitos momentos de improvisación, cuando rompemos la cuarta pared y salimos de escenario, intentamos que tenga prolijidad para también ordenar ese juego que planteamos, sino puede ser caótico”, concluye.

Ambos coinciden en señalar que es bueno que haya un cupo para las obras infantiles, “y que se tenga en cuenta la público infantil, porque es una fiesta para la ciudad, y dentro de la ciudad también están los niños. Es una categoría, un género, que es difícil compararlo o ponerlo en la misma balanza. Todas las producciones son muy diversas y el público es muy diverso. Estamos muy contentos de poder estar en estos espacios, para que el público entienda que le teatro infantil es para todos, no solo son para el disfrute de los pequeños. La idea es tenerle respeto a todos y todas y que los adultos también puedan disfrutarlo. La convocatoria fue muy buena, se nota que se trabajó para convertir el evento en algo atractivo para toda la ciudad”, señalaron.