¡Buenas noticias! No todas las grasas saturadas son malas

Comentarios desactivados en ¡Buenas noticias! No todas las grasas saturadas son malas 12

Tal vez creas eso pero no es real. La peligrosa recomendación de evitar la grasa saturada surgió de una hipótesis no probada a mediados de los años 1950. Durante décadas los médicos hicieron lo posible para que las personas no las consuman y las enfermedades cardíacas aumentaron. Se dio más importancia en la dieta a los carbohidratos, las grasas insaturadas y las proteínas, y ese fue el resultado.

La mayoría de las personas se benefician de una alimentación con un contenido de 50-85 % de las calorías diarias provenientes de grasas saludables. Sin embargo, necesitas muy pocos, o casi nada de carbohidratos para una salud óptima. Aunque esa cantidad de grasa puede parecer muy elevada, la grasa es muy densa en calorías, y por lo tanto representa la menor cantidad, en términos de volumen en su plato: Tienen 9 calorías por gramo, contra 4 de los carbohidratos y 4 de las proteínas. Fuentes saludables son paltas, frutas secas, yemas de huevo y carnes. Una excelente fuente también es el aceite de coco.

Las grasas saturadas de origen animal y vegetal proporcionan los bloques de construcción de las membranas celulares y una variedad de hormonas y sustancias similares a las hormonas: sin ellas el cuerpo no puede funcionar de manera óptima.

Las grasas también sirven como transportadoras de vitaminas A, D y K solubles en grasa y son necesarias para la conversión de caroteno en vitamina A, absorción de minerales, y una serie de otros importantes procesos biológicos. La grasa saturada es también el combustible preferido para el corazón.