“La sartén”: Cómo era el brutal escenario de las torturas a los cadetes riojanos

Comentarios desactivados en “La sartén”: Cómo era el brutal escenario de las torturas a los cadetes riojanos 8

El primer entrenamiento sería de “bautismo”. Los policías a cargo de la escuela de cadetes dieron la orden, los instructores presenciaron los ejercicios extremos bajo un sol furioso. Pero -según denunciaron- fueron sus compañeros del segundo año los que ejecutaron las órdenes: les negaron el agua a 83 ingresantes mientras los obligaban a un entrenamiento más parecido a la tortura que a la formación policial. Hay ocho oficiales detenidos acusados de “homicidio doloso”, tras la muerte de Emanuel Garay (18), un joven que no soportó la brutal exigencia. Y el abogado de la familia denunció a los seis cadetes por “lesiones gravísimas seguidas de muerte”.

“Yo digo torturas porque eso no fue un entrenamiento. Cualquier atleta que entrena lo hace en condiciones controladas que no ponen en riesgo su vida. Les pegaron, les hicieron barbaridades. A mi hermano lo mataron. Cada cosa que me cuentan me hace acordar a la última dictadura militar”, dijo Roque Garay, uno de los tres hermanos de la víctima que se llama igual que su padre.

El escenario de las torturas más grave fue una cancha de básquet conocida como “La sartén” por la temperatura que alcanza. El lunes hubo 40 grados de sensación térmica en La Rioja. Poco después de las 16, Emanuel colapsó luego de nueve horas de ejercicios extremos.

Tras la muerte del joven de 18 años, que soñaba ser policía como su papá y otros integrantes de su familia, desplazaron al jefe de la Fuerza, Luis Páez, y al secretario de Seguridad, Luis Angulo.

Según fuentes oficiales, en total “12 cadetes estuvieron internados en terapia intensiva” después de esta jornada de 12 horas, el lunes de la semana pasada. Pero las autoridades sanitarias de la provincia admitieron que, en total, fueron atendidos 18 jóvenes de la escuela.

“Realizamos una denuncia contra seis cadetes porque tomamos conocimiento, tras el testimonio de otras víctimas, que eran los de segundo año los que ejecutaban las órdenes de sus superiores para que realicen estos ejercicios extenuantes sin hidratación. Les negaron el agua”, explicó el abogado de la familia de la víctima, José Nicolás Azcurra, en diálogo con Clarín.

Fuente Clarín