Juicio a Nahir: Peritos confirmaron 104.000 mensajes y revelaron un video íntimo

Comentarios desactivados en Juicio a Nahir: Peritos confirmaron 104.000 mensajes y revelaron un video íntimo 6

El bioingeniero Fernando Ferrari, que trabaja como perito en el Gabinete de Informática forense de la procuración General de Entre Ríos, fue el encargado de las primeras actuaciones sobre los teléfonos celulares de Fernando Pastorizzo y Nahir Galarza.

Este hombre contó el método utilizado para obtener información del aparato de la imputada y los motivos por los cuales no se pudo acceder al de la víctima, debido al complejo sistema de seguridad que presentaba el Motorolla.

En la cuarta jornada del juicio contra la joven acusada de asesinar a Pastorizzo, confirmó que entre ambos celulares se encontraron 104 mil mensajes de Whatsapp a lo largo de un año, e incluso se mostraron los últimos mensajes que existían de la madrugada del 29 de diciembre. También se mostraron algunos videos que se obtuvieron del teléfono de la joven, donde se veía a la víctima en la cama, desesperándose en situaciones normales de intimidad.
“La podes cortar, ya te dije que no me vi con nadie”, es una de las frases que aparecen en un chat del 29 de diciembre. La mecánica de la charla es similar a la que luego fue revelada en días anteriores. Fernando asegurando que Nahir tendría intimidad con otras personas, ella insistiendo con verlo.

A la 1.23 del 24 de diciembre, Fernando le escribe: “Preferís salir antes que verme. Que te vaya bien con todos los que te comas, por eso no me ves”.

Y luego llegarán los reproches de la joven: “Me dijiste que te ibas a dormir y no me llamaste después” o “Contesta loco, sos un mentiroso”.

“Estoy harto de siempre discutir”, decía Fernando. Y del otro lado: “Harta estoy. No hago nada y te enojas. Todos los años lo mismo, llega este día y das vueltas para verme. Me tratas para la mierda”.

Ferrari también se refirió a una llamada de Pastorizzo al celular de Galarza a las 7.27 del 25 de diciembre: apenas 17 segundos la comunicación.

El subalferez Jorge Reyes, el perito de Gendarmería que accedió a la cuenta de Gmail de Pastorizzo y en una “nube” encontró -además de fotos y chats – se refirió al video íntimo que desató el llanto de Nahir Galarza.

Sobre el teléfono de Fernando dijo que “se intentó conectarlo a un equipo de extracción de información con un equipo forense. Como tenía pin no se pudo configurar el teléfono con el equipo. Se colocó el chip en un teléfono de propiedad de Criminalística y se solicitó un código de activación, que permitió restablecer la contraseña del correo para acceder. Una vez que tuvimos acceso observamos que en la nube había copia de conversaciones de whatsapp, fotos, videos y ubicación del celular hasta el 30 de diciembre de 2017. Con el correo se pudo acceder con la clave que creó Gendarmería”.

En la nube de Fernando había muchas fotos de Nahir y algunos videos donde se los podía ver interactuando en un clima de confianza. También estaban algunas de las fotos de Brasil, que formaban parte de aquellas que fueron tomadas durante las vacaciones de Fernando con los Galarza.

Hacia el final de la audiencia, el pedido de la Querella que representa al padre de Fernando, alteró a Galarza: un video íntimo que será exhibido solo para el Tribunal.

“Si usted muestra ese video va a ser el responsable de que yo me suicide”

En el final de la cuarta audiencia del juicio, cuando ya no quedaba prácticamente nadie en la sala, Nahir Galarza regresó al recinto e increpó al fiscal Sergio Rondoni Caffa por la posible exhibición de un video íntimo obtenido del teléfono de Fernando Pastorizzo, que pretende incorporarse como una prueba.

El final de este cuarto día de debate fue totalmente inesperado para los que estaban presentes en el recinto de los tribunales de Gualeguaychú. Hasta el momento, no había sucedido nada que alterara el normal desarrollo de la audiencia y lo más trascendente había pasado por el testimonio de María Inés Correa, la vecina de Nahir Galarza que volvió asegurar haber visto a Fernando Pastorizzo con el arma en el ombligo.