Jugo de apio y leche de almendras para la rigidez articular

Comentarios desactivados en Jugo de apio y leche de almendras para la rigidez articular 4

Estos dos alimentos permiten depurar la acumulación de cristales minerales y favorecen la recuperación de la movilidad. Además, los mejores consejos para prevenir, aliviar y conocer más los recursos contra este problema que siempre va de la mano del dolor y el estrés.

 

Ya sea por las mañanas o de forma permanente, la rigidez de las articulaciones es un factor limitante que muchas personas padecen día a día.  A menudo la causa es la artritis provocada por una enfermedad autonimune como la artritis reumatoidea y otras veces es la artrosis, que implica un desgaste de la cápsula articular y con él, falta de lubricación y movilidad.

“Hoy día – explica la Dra. Teresa Franco,  anestesióloga, especialista en dolor crónico y cuidados paliativos, Coordinadora del Centro Dolor crónico no oncológico del Hospital Tornú de Buenos Aires, Médica ayurveda y profesora de Yoga Sivananda – una de las causas mas frecuentes es el sedentarismo:  los factores alimenticios y el ritmo de  vida  actual cumplen un papel preponderante en el desarrollo de la rigidez. La realidad es que cuanto menos nos movemos, mas rigidez generamos,  y por consiguiente, dolor, sobrepeso, mal funcionamiento de las hormonas, las emociones se alteran y desde luego, hay una morbilidad mayor para la generación de enfermedades.”

La rigidez articular se da como resultado de la falta de movimiento y de las fuerzas aplicadas sobre las articulaciones. “Moverse no solo influye en la articulación en sí:  El movimiento articular favorece la nutrición de los tejidos y provoca el “reclutamiento” de las fibras de colágeno en la dirección de la tensión, aumentando su resistencia. Por el contrario, la pérdida del movimiento y la retracción de las partes blandas acostumbran a colocar la articulación en desalineación con el eje de la extremidad, lo que provoca una dismetría aparente. Todo ello lleva a una pérdida de la funcionalidad de los miembros”, amplía la médica.

“ Nuestro cuerpo físico está diseñado para moverse y ejercitarse. Si nuestro estilo de vida no provee el movimiento natural a los músculos y articulaciones- prosigue la Dra. Franco – entonces enfermedades y serias dolencias vendrán con el tiempo.  Casi todas las enfermedades vienen acompañadas de dolor, atrofia muscular y por consiguiente, rigidez articular. En síntesis, la prevención de la rigidez, es el movimiento.”

El papel del estrés y el dolor 

Desde la perspectiva integradora de la Dra. Franco, no se separan el cuerpo y las emociones, por lo que si se busca solucionar la rigidez articular se investiga toda la persona y se le dan soluciones para trabajar todos sus aspectos. El estrés genera un efecto en cadena, asegura, que termina agarrotando nuestro cuerpo y este efecto mantenido en el tiempo nos enferma.