Los equipos de rescate sacaron a cuatro de los doce menores y un adulto atrapados desde hace más de dos semanas en una cueva del norte de Tailandia, en un complicado operativo que se retomará el lunes. Los cuatro rescatados fueron trasladados en helicóptero hasta el hospital provincial de Chiang Rai, donde se ha procederá a evaluar su estado de salud. Narongsak Ossottanakorn, vocero oficial de los equipos de rescate, aseguró que la situación de los menores es “perfecta”, pero rehusó precisar sus nombres o sus edades. “La misión ha sido más exitosa de lo que esperábamos”, aseguró el portavoz. Finalmente han sido cuatro los pequeños sacados de la cueva, después de que medios locales, que citaban fuentes oficiales, hablaran en un principio de seis. El oficial pidió a los medios que no se dejen llevar por rumores, en referencia a las informaciones de medios locales que apuntaban a otros dos niños más evacuados. Mañana se retomarán las labores de salvamento, interrumpidas hoy debido a que los equipos de socorro necesitan reponer las bombonas de aire comprimido colocadas a lo largo de la travesía y evaluar la nueva fase del operativo. “Comenzaremos entre dentro de diez horas y menos de veinticuatro”, estimó Narongsak, quien previamente informó de que las tareas se llevarán a cabo de forma gradual y podrían prolongarse durante dos o tres días. Los otros nueve atrapados continúan en la cueva, a unos 4 kilómetros de profundidad, donde fueron hallados el lunes tras una búsqueda iniciada hace quince días. El primer rescatado salió de la gruta a las 17.40 hora local (7.40 de Argentina) y el segundo diez minutos después, mientras los otros dos se demoraron más de dos horas. Esta primera operación de evacuación transcurrió más rápido de lo que previeron esta mañana las autoridades. Un contingente internacional formado por dieciocho buzos se adentró en la cueva con la determinación de regresar acompañado con las víctimas, doce menores de entre 11 y 16 años y un adulto de 26. Los socorristas -trece extranjeros y cinco miembros de la Marina tailandesa- recorrieron unos cuatro kilómetros de lúgubres pasadizos con inundaciones parciales y desniveles hasta llegar donde se encuentra el grupo para acompañarlo en su camino al exterior. Los chicos, muchos de los cuales antes del rescate no sabían nadar, han recibido dentro de la gruta un curso intensivo sobre el manejo de los equipos de inmersión. Durante la misión se utilizan máscaras especiales que cubren toda la cara y les permite respirar de manera natural, además de comunicarse con los equipos de salvamento. Las fuertes lluvias caídas durante la noche y esta jornada en la región marcaron el inicio de la operación de rescate. Las precipitaciones eran una de las principales preocupaciones de las autoridades, debido a que el agua filtrada por el monte puede volver a inundar las galerías y anular el drenaje efectuado desde que fueron hallados con vida los doce escolares y su tutor. “Unidos, vamos a llevarles a casa”, publicaron hoy en un mensaje en la red social Facebook los cuerpos de élite tailandeses. Los trece atrapados se internaron en las galerías el 23 de junio tras un entrenamiento de fútbol, cuando una súbita tormenta comenzó a inundar la cueva y les cortó la salida. El hallazgo del grupo se produjo tras nueve días de intensa búsqueda en la que participaron más de 1.300 personas. Los menores y el adulto encerrados pudieron desde entonces recuperar parcialmente las fuerzas, al ser asistidos por médicos y psicólogos dentro de la gruta.

Comentarios desactivados en Los equipos de rescate sacaron a cuatro de los doce menores y un adulto atrapados desde hace más de dos semanas en una cueva del norte de Tailandia, en un complicado operativo que se retomará el lunes. Los cuatro rescatados fueron trasladados en helicóptero hasta el hospital provincial de Chiang Rai, donde se ha procederá a evaluar su estado de salud. Narongsak Ossottanakorn, vocero oficial de los equipos de rescate, aseguró que la situación de los menores es “perfecta”, pero rehusó precisar sus nombres o sus edades. “La misión ha sido más exitosa de lo que esperábamos”, aseguró el portavoz. Finalmente han sido cuatro los pequeños sacados de la cueva, después de que medios locales, que citaban fuentes oficiales, hablaran en un principio de seis. El oficial pidió a los medios que no se dejen llevar por rumores, en referencia a las informaciones de medios locales que apuntaban a otros dos niños más evacuados. Mañana se retomarán las labores de salvamento, interrumpidas hoy debido a que los equipos de socorro necesitan reponer las bombonas de aire comprimido colocadas a lo largo de la travesía y evaluar la nueva fase del operativo. “Comenzaremos entre dentro de diez horas y menos de veinticuatro”, estimó Narongsak, quien previamente informó de que las tareas se llevarán a cabo de forma gradual y podrían prolongarse durante dos o tres días. Los otros nueve atrapados continúan en la cueva, a unos 4 kilómetros de profundidad, donde fueron hallados el lunes tras una búsqueda iniciada hace quince días. El primer rescatado salió de la gruta a las 17.40 hora local (7.40 de Argentina) y el segundo diez minutos después, mientras los otros dos se demoraron más de dos horas. Esta primera operación de evacuación transcurrió más rápido de lo que previeron esta mañana las autoridades. Un contingente internacional formado por dieciocho buzos se adentró en la cueva con la determinación de regresar acompañado con las víctimas, doce menores de entre 11 y 16 años y un adulto de 26. Los socorristas -trece extranjeros y cinco miembros de la Marina tailandesa- recorrieron unos cuatro kilómetros de lúgubres pasadizos con inundaciones parciales y desniveles hasta llegar donde se encuentra el grupo para acompañarlo en su camino al exterior. Los chicos, muchos de los cuales antes del rescate no sabían nadar, han recibido dentro de la gruta un curso intensivo sobre el manejo de los equipos de inmersión. Durante la misión se utilizan máscaras especiales que cubren toda la cara y les permite respirar de manera natural, además de comunicarse con los equipos de salvamento. Las fuertes lluvias caídas durante la noche y esta jornada en la región marcaron el inicio de la operación de rescate. Las precipitaciones eran una de las principales preocupaciones de las autoridades, debido a que el agua filtrada por el monte puede volver a inundar las galerías y anular el drenaje efectuado desde que fueron hallados con vida los doce escolares y su tutor. “Unidos, vamos a llevarles a casa”, publicaron hoy en un mensaje en la red social Facebook los cuerpos de élite tailandeses. Los trece atrapados se internaron en las galerías el 23 de junio tras un entrenamiento de fútbol, cuando una súbita tormenta comenzó a inundar la cueva y les cortó la salida. El hallazgo del grupo se produjo tras nueve días de intensa búsqueda en la que participaron más de 1.300 personas. Los menores y el adulto encerrados pudieron desde entonces recuperar parcialmente las fuerzas, al ser asistidos por médicos y psicólogos dentro de la gruta. 5

El juez de apelaciones brasileño Rogerio Favreto volvió a ordenar la liberación inmediata de Luiz Inácio Lula da Silva, encarcelado por corrupción, después de que un segundo magistrado revocara la medida y decidiera mantener al expresidente brasileño en prisión.

Favreto, juez federal de guardia en el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF-4), con sede en Porto Alegre, concedió un “habeas corpus” a Lula, pero la medida fue bloqueada horas después por el magistrado João Gebran Neto, instructor del caso Lava Jato en segunda instancia.

Gebran Neto es uno de los tres jueces que integran la octava sala del TRF-4 de Porto Alegre, corte que condenó este año a Lula en segunda instancia a 12 años y un mes por corrupción pasiva y lavado de dinero.

No obstante, en medio de una intensa batalla de decisiones judiciales, Favreto ordenó en su último auto que Lula sea puesto en libertad en el plazo de una hora después de la publicación de la decisión, realizada a las 16.12 hora local y de Argentina.

En una decisión sorpresiva, Favreto ordenó la mañana del domingo la libertad de Lula tras un pedido de “habeas corpus” solicitado por diputados del Partido de los Trabajadores (PT), formación creada por el expresidente en la década de los ochenta.

Los diputados argumentaron que no había fundamentos para el encarcelamiento de su máximo líder y además pedían que fuese liberado para que participase en eventos de campaña de cara a las elecciones presidenciales del próximo octubre, en la que lidera los sondeos cuando faltan tres meses para su celebración.

Lula ha reiterado su candidatura para los comicios, a pesar de su arresto y de que se encuentra virtualmente inhabilitado debido a que la ley electoral impide que condenados en segunda se postulen a cualquier cargo electivo.