Limpie su vesícula con carqueja y lecitina de soja

Comentarios desactivados en Limpie su vesícula con carqueja y lecitina de soja 22

El tratamiento natural de las piedras en la vesícula, lo que es conocido como litiasis biliar, consiste en la utilización de recursos que ayuden a eliminarlas y prevenir su formación. Depurar el exceso de colesterol del organismo es uno de los aspectos más importantes del tratamiento, así como una alimentación pobre en grasas y rica en fibras.

En fitoterapia se utilizan plantas con diferentes acciones: las coleréticas,que estimulan la fabricación de bilis y ayudan a mantener una composición adecuada de la misma; y las colagogas, que estimulan el vaciamiento de la vesícula. Estas son las más indicadas. También se recomiendan plantas que fluidifican la bilis y suplementos que previenen la formación de cálculos, como los fosfolípidos y la lecitina de soja. Las plantas y alimentos ricos en vitaminas C y E son indicadas porque se ha demostrado que un deficit de estas vitaminas aumenta la formación de cálculos biliares.

Carqueja, para poner en marcha el hígado 

La ventaja que tiene la carqueja con respecto a otras especies amargas y colagogas es que no es necesario dejarla de tomar a las pocas semanas como el boldo- esta especie tiene toxinas que se acumulan en el organismo-  y además posee muchos beneficios extras. La contra es su sabor amargo intenso, por lo que siempre se recomienda que su ingesta se haga en infusiones endulzadas o que se mezcle una parte por 3 de yerba mate – en caso de tomar esta infusión – o de una mezcla de hierbas suaves como la manzanilla, el cedrón, el burrito, la marcela o la melisa.

Esta planta medicinal la podemos encontrar por lo general en campos y montañas de clima más bien lluvioso y fresco, a orillas de caminos y en sitios de suelo fértil y con humedad. Se le conoce también como carquejilla, pertenece a la familia de las composaceas y crece principalmente en campos de Latinoamérica, principlamente en Uruguay, Brasil, Bolivia y Argentina pero esta difundida en todo el mundo.

Existen varias especies de esta planta medicinal como la Baccharis articulata, Baccharis trimedia y Baccharis crispa; todas comparten sus propiedades medicinales.

La carqueja es eficaz para tratar afecciones como inflamaciones del hígado, litiasis biliar, insuficiencia en la secreción biliar, cólicos biliares, cirrosis, úlceras, gastritis, problemas de digestión, reumatismo, diarreas, exceso de acido úrico y su consecuencia, que suele ser la gota. También en la medicina popular ha sido usada en el tratamiento de la lepra y de la sífilis. Se asegura que además mejora la circulación, combate los parásitos intestinales, aumenta la fertilidad femenina y baja la fiebre. De forma externa se aplica en urticarias, abscesos, forúnculos y heridas en la piel. Un dato más: en Europa, la carqueja no es utilizada por sus virutudes digestivas sino por una de las cualidades menos conocidas  su alta eficacia en casos de impotencia masculina, por lo que sus efectos son similares al sildenafil pero no genera contraindicaciones como el medicamento. También estimula el deseo sexual y la fertilidad femenina.

Para aprovechar los beneficios de la carqueja se puede preparar una infusión con 20 gramos de planta en 1 litro de agua hirviendo y dejar en reposo 10 minutos.  Luego se filtra y se puede beber hasta 3 tazas al día, siempre después de las comidas,  no antes. Para usar una decocción como compresa debemos colocar 60 gramos de planta en 1 litro de agua y dejar hervir por 10 minutos.  Luego cuando está tibio, se puede colocar en la zona afectada e incluso realizar baños.

En las farmacias se consiguen preparados en base a la carqueja y se deben tomar varias gotas luego de cada comida.

Más hierbas curativas

Otras opciones de la fitoterapia que se pueden utilizar para mejorar la salud hepática y movilizar la vesícula aparte de la carqueja son el boldo y la alcachofa, también el cardo mariano. Como preventivos se puede tener en cuenta a las vitamina C y E y la cúrcuma.

 

  • Boldo: Su principio activo, la boldina, tiene las dos propiedades mencionadas. Se toma una infusión de una cucharadita de hojas secas por taza de agua por 4 semanas y luego se suspenden por otras 4.
  • Alcachofa: además de ser colerética y colagoga, esta planta es hepatoprotectora u disminuye el colesterol en la sangre.
  • Vitamina C: Se debe tomar en dosis altas, 30 mg por kilo de peso, lo que previene la formación de nuevos cálculos.
  • Cúrcuma: es un tónico biliar que impide la formación del exceso de colesterol y tiene propiedades hepatoprotectoras.

Lecitina para ablandar los cálculos

Cuando se trata de ablandar los cálculos, la medicina convencional asegura que es imposible pero los médicos naturistas proponen alternativas diversas. La más sencilla es tomar lecitina de soja cuyas ventajas extra son también atractivas, porque baja el colesterol, mejora la memoria y previene el mal de Alzheimer.

La lecitina de soja es una fracción especial del aceite de poroto de soja que contiene cerca de un 10% de fosfatidilcolina, una sustancia de alto valor para nuestra salud. Es un fosfolípido que constituye naturalmente las bicapas lipídicas de las membranas celulares. Este nutriente natural actúa sobre las altas concentraciones de colesterol y triglicéridos en sangre reduciendo su síntesis en el hígado, también disminuye su absorción a nivel del intestino, y protege los órganos y las paredes arteriales de la acumulación de colesterol y triglicéridos.

La lecitina favorece el metabolismo hepático. Es útil en casos de hígado graso, una condición que afecta a cada vez más personas hoy en día debido a la dieta. Los médicos y los científicos han sabido desde hace tiempo que la lecitina y la colina son esenciales para la función del hígado y la salud:  Al mantener las grasas del hígado dispersas en agua, los componentes de la lecitina pueden evitar que las grasas se acumulen. Además, debido a que controlan el flujo de nutrientes dentro y fuera, pueden esencialmente eliminar las toxinas del  hígado antes de que causen daño.

Posee propiedades lipotrópicas, que ayudan a estabilizar las grasas de la sangre y mantenerlas dispersas, mejorar su absorción y actuar directamente como un nutriente anticolesterol.

En 1986 se publicó un estudio en Estados Unidos sobre el efecto de la lecitina sobre los niveles de colesterol, que concluía favorablemente. Los pacientes del estudio habian tomado 12 gramos de lecitina de soja durante 3 meses y habían llegado a reducir el colesterol malo hasta un 23% mientras que el colesterol bueno había subido hasta un 16%. Los pacientes con triglicéridos altos fueron los que notaron un gran beneficio extra ya que en ese tiempo sus valores se redujeron un 36%.

Su trabajo con las grasas también promueve la pérdida de peso saludable: La lecitina acelera la descomposición de las grasas, ayudando a todo el proceso;  y como resultado puede aumentar el metabolismo. Se ha utilizado con eficacia como parte de una dieta saludable para promover la pérdida de peso.

La lecitina de soja es además un reconocido alimento que protege el cerebro y no solo por la fostatidilcolina, que es precursor de la acetilcolina, sino además por el fosfatidil inositol, que el cerebro utiliza para mantener la estructura de las neuronas y para la correcta transmisión nerviosa.

La fosfatidilcolina presente en la lecitina de soja protege las células porque mantiene la integridad de sus membranas

La colina, en forma de acetilcolina, es un neurotransmisor. El cerebro es el mayor almacén de esta sustancia; sin ella, la memoria, el pensamiento y el control muscular se afectan negativamente. Si no se la provee de cantidad suficiente mediante la alimentación, el cuerpo recurre a otras zonas del cuerpo para extraerla. La concentración de colina en la leche materna es 100 veces superior a la que contiene la sangre, debido a que la Naturaleza sabe que es vital para el desarrollo del cerebro del bebé.

Lo habitual es conseguirla en gránulos en los comercios que expenden productos dietéticos y tiendas naturistas o también puede conseguirse en farmacias en forma de cápsulas. Lo importante es asegurarse la dosis de 12 gramos diarios para que sea efectivamente una aliada en su batalla contra el colesterol alto. Por supuesto, la lecitina debe ir acompañada de una dieta baja en grasas saturadas, las que se encuentran en alimentos de origen animal.

Otros alimentos poderosos contra los cálculos biliares que deben estar en la dieta son el germen de trigo, que contiene fosfolípidos que ayudan a ablandar las piedras; las manzanas, que contiene ácido málico que es un poderoso ablandador de los cálculos y las fibras.

Hay fibras que atrapan jugos biliares y cambian la composición de la bilis: incorpore suplementos de fibra como semillas de lino, chia,  psillium ( 1 cdta de semillas 2 o 3 veces al día mezcladas con las comidas y con un gran vaso de agua). El glucomanann es muy útil y viene en cápsulas.

Se ha difundido que en la comunidad Amish se utiliza un remedio para los cálculos vesiculares que aprovecha las propiedades del ácido málico presente en la manzana -que consumido en grandes cantidades en corto tiempo deshace los cálculos- y las propiedades colagogas de la hoja de palta.

Preparar una infusión con 2 hojas de aguacate, que se agregan a una taza de agua hirviendo, se deja reposar; por otro lado preparar una taza de zumo de manzana recién exprimido  en la extractora. Posteriormente mezclar la infusión con el zumo de manzana y una vez lista la preparación tomarla diariamente en ayunas. Se debe realizar una dieta libre completamente de grasas, aceites y carnes y estar atento a efectos indeseables. Es conveniente tomar este preparado una semana y luego, hacer una purga.