Terapias cuánticas: La medicina del futuro

Comentarios desactivados en Terapias cuánticas: La medicina del futuro 3

Nos parece casi imposible comprender cómo una máquina es capaz de leer información de nuestra mente o nuestras emociones. Pero así está sucediendo y es mejor que empecemos abrir nuestra mente a este nuevo concepto si queremos dar un paso más en nuestra escala de evolución humana. La ciencia nos está diciendo que ya hay una conexión entre la materia y la no materia, cuando descubrió los neuropéptidos, que son proteínas formadas por aminoácidos que surgen en el momento de la sinapsis cerebral, es decir, en el momento en que ocurre un pensamiento determinado en el cerebro. Este pensamiento puede ser agradable, amoroso, y entonces genera oxitocina, serotonina y otras sustancias químicas que envían información al cuerpo para que reaccione de manera agradable. O bien puede ser un pensamiento negativo, y enviar adrenalina, cortisol, etc. Y enviar estímulos de miedo y estrés.

En este mismo sentido, el biólogo molecular Bruce Lipton comprobó en sus estudios de células madres que cuando exponía células sanas a entornos nocivos, estas enfermaban. Luego les devolvía el entorno sano y estas sanaban. Es decir, que el medio ambiente donde se desarrolla la vida es crucial para definir los patrones de equilibrio interno y homeostasis en cualquier individuo. El entorno de las células es la sangre, por eso la composición de la sangre cambia el destino de la célula. El sistema nervioso controla la sangre creando una química diferente según el sistema exterior. La forma en que respondemos a la vida, nuestra percepción, nuestras actitudes, nuestros pensamientos está afectando directamente la lectura genética día tras día.  Nuestro sistema nervioso responde a la interpretación que hagamos de la realidad y también a lo que comemos, cómo nutrimos nuestro cuerpo. Si le damos cosas que lo inflaman, que son alimentos industrializados difíciles de digerir, así vamos a sentirnos. Con menos energía vital, ya que ésta está siendo usada para digerir y procesar lo que le damos a nuestro cuerpo.

 

Un ejemplo simple de esto es cuando caminamos solos por un callejón oscuro. Todos nuestros sentidos se ponen alerta. Nuestro corazón se acelera y la sangre se va a los músculos para que estén alertas por si hay que salir corriendo. Esto es un estado de alerta del cuerpo causado por miedo y estrés emocional. Es nuestra interpretación de la realidad, no la realidad misma. Nuestras creencias sobre lo que podría pasar son las que nos llevan a ese estado.  O también podemos sentir la vibración cuando entramos a un lugar donde hay gente discutiendo, o quejándose. Enseguida percibimos la energía de ese lugar así como la de un lugar que esté en paz y sea tranquilo.  Todo en nuestro mundo es vibración y la percibimos de acuerdo a nuestro estado interno.

Lo interesante de la tecnología cuántica es que abarca el universo de todas las posibilidades al mismo tiempo, estudia la materia desde su capacidad de comportarse como onda o como partícula al mismo tiempo, siendo una u otra de acuerdo a la atención que se le dé. Se ha comprobado que la materia es sólida, liquida o gaseosa sólo por las fuerzas de cohesión o repulsión que unen a sus átomos, ya que todo lo sólido que vemos no es más que una danza acelerada de electrones con alta atracción hacia el núcleo de protones y neutrones con un océano de espacio vacío entre ellos.

Ese espacio vacío es el que contiene las fuerzas que hacen que los electrones sean aceptados o rechazados, y es ahí donde el pensamiento y la palabra crean la materia. Cuando entendemos que el mundo es como es porque así lo pensamos primero, podemos reconectar con nuestro potencial creador y sanador y volver a soñar desde la armonía.

El camino de volver a nosotros a veces puede ser lento y sinuoso, pero vale la pena transitarlo porque el regalo es nada menos que nuestra vida vivida de manera libre y consciente. Y en este camino a veces necesitamos ayuda para conocernos, para entender porqué siempre reaccionamos igual frente a determinados estímulos, porqué creemos que no nos merecemos otra cosa, o que algo es imposible de lograr. Y aquí es donde la terapia cuántica cobra gran valor porque lee el estado de vibración en el que nos encontramos en este momento y nos ayuda a limpiar esas frecuencias desarmónicas para poco a poco ir despejando el camino.

Con Quantec que es una de las tecnologías que uso, se pueden cargar afirmaciones de cosas que creemos. Y así, recibimos estas frecuencias día y noche en nuestros planos sutiles para ir adquiriendo aquello que creíamos era imposible. Es como si tuviéramos alguien que nos dice al oído palabras armónicas todo el día, ya que emite frecuencias de armonización y las envía a distancia por el principio del entrelazamiento cuántico de partículas.

En experiencias con terapias Cuánticas, los efectos del cambio de pensamiento que conducen a un cambio de percepción  del entorno son los que finalmente llevan a una persona a auto sanar enfermedades, como también a transitar su enfermedad con mejor calidad de vida hasta el momento de partir de este mundo.