Las mejores plantas medicinales para tener en casa

Comentarios desactivados en Las mejores plantas medicinales para tener en casa 9

Mientras que algunas de las plantas medicinales que usamos más frecuentemente son más fáciles de consumir como hierba seca adquirida en un proveedor confiable, algunas especies de estas plantas usadas en el herbolario tradicional pueden cultivarse en casa y tener a mano. Estas son muy recomendadas.

 

ALBAHACA

La albahaca es la primera recomendada, porque podemos obtener una plantita rápidamente en la verdulería. Necesita mucho riego y sol moderado. El aceite contenido en las hojas destruye las bacterias e insectos. El zumo de las hojas alivia bronquitis, fiebres, catarros, inflamaciones de garganta y problemas digestivos. Gracias a su olor y suave sabor aromático se usa como condimento. Contra flatulencia y gases, es antiespasmódica. Una infusión de hojas frescas y gotas de limón calman los dolores de estómago y espasmos intestinales. La infusión de sus hojas es diurética, estimulante, digestiva y relajante; el zumo de las hojas con miel de abejas alivia la fiebre. El té de albahaca hace producir más leche en las madres. El té frío es bueno para problemas en los ojos, tanto en enjuague como bebida. La albahaca es el gran regulador del sistema nervioso. Su mayor uso está en la lucha contra la fatiga y la depresión, por su valor como activador del sistema inmune.

 

DIENTE DE LEÓN

El diente de león es la segunda de la lista, por la facilidad con que podemos encontrar una planta o semillas, ya que es un llamado yuyo que crece en baldíos e incluso en nuestra propia casa. Sus flores características son amarillas que luego se convierten en “ panaderos” o “ plumeritos” blancos donde se encuentran las semillas. Crece de forma natural en muchos jardines, lo que mucha gente no sabe es que su flor es dulce y las hojas más jóvenes son muy sabrosas en las ensaladas, es un planta comestible desde la raíz a la flor y con muchas propiedades, para conseguirla podemos usar las semillas quitándolas de los pompones y se puede sembrar en cualquier suelo y condición, es un planta muy resistente. La hoja del diente de león tiene más hierro y calcio que las espinacas. Tiene muchas propiedades tal vez la más conocida es la estimulación de la actividad hepática. La infusión de diente de león ayuda a que el metabolismo del hígado, eliminando toxinas más fácilmente, aumenta el flujo de bilis, y ayuda en la digestión de las grasas.
LAVANDA
Tercera en la lista de recomendadas por sus usos múltiples está la lavanda. Bastante frecuente e los viveros, la lavanda es una planta medicinal que posee muchas propiedades, destaca sus efectos calmantes y relajantes, por lo que normalmente se utilizan para tratar la ansiedad, el insomnio, la depresión y problemas asociados con los cambios de humor. Es antiséptica y anti-inflamatoria, aromatiza y sirve para mantener insectos alejados, se puede usar como anti-polillas colgando un ramito en el armario. Pero la cosa no queda ahí, existen otros muchos beneficios de la lavanda para trata otras muchas dolencias si la utilizamos en forma de té, infusión o aceite: el té de lavanda ayuda a mejorar la inflamación de vejiga y problemas urinarios, los paños de agua de flores de lavanda reducen los niveles de dolor de cabeza, el aceite de lavanda ayuda a aliviar el reumatismo, el tónico de lavanda es utilizado frecuentemente en aroma-terapia para ayudar a relajarse.

 

MENTA

En cuarto lugar, por su versatilidad y facilidad de cultivo está la menta. Si tiene agua y sol, crece y rápidamente se hace una hermosa mata que deberá podar periódicamente para que no invada otros sectores del jardín. Cada una de las diferentes variedades de menta tiene sus usos en la medicina popular pero, básicamente, es utilizada como digestiva y como calmante de trastornos gastrontestinales. Es especialmente indicada para el colon irritable. Estimula los sentidos y mejora el humor. Como infusión es excelente para hacer la digestión, tratar resfriados y quitar el hipo. También funciona para aliviar dolores de cabeza, migrañas o dolores causados por contusiones. Igual que el romero y el alcanfor, se usa para irritaciones cutáneas y resfriados, dolores de cabeza y dolor de muelas –masticar la hoja- Las hojas en infusión se emplean contra el insomnio. Los tallos machacados son eficaces contra las picaduras de insectos. La menta se utiliza muchísimo en las comidas, para perfumar las estancias cerradas, además, repele hormigas, pulgones y algunas otras de las plagas más comunes en las plantas. Se aplica casi siempre en forma de infusión, aunque para la piel se utiliza compresas húmedas.

 

MELISA

 

La melisa es la que sigue en la lista, su cultivo es fácil aunque nunca debe faltarle agua. Es útil porque puede aliviar desequilibrios anímicos, y toda clase de males, por ejemplo es capaz de disminuir tanto el dolor cervical como el lumbar, e incluso calmar los dolores asociados con la menstruación. Igualmente su uso más común es para las cefaleas.

Es útil para combatir estados nerviosos al ser tanto ligeramente hipnótica como sedante, sobretodo en caso de ataques de ansiedad puntuales, hiperactividad, irritabilidad, o alteraciones del sueño. La melisa relaja la musculatura del cuero cabelludo, inhibe la sensación de dolor y mejora la producción de bilis del hígado, lo que favorece la depuración del organismo de sustancias tóxicas. Todas estas acciones combinadas se utilizan con eficacia en el alivio de los dolores de cabeza de diversas causas, ya sean por tensión, por intoxicación o ansiedad.

En ese caso se pueden combinar las infusiones de melisa con compresas sobre la frente humedecidas en la infusión.

Si tenemos una digestión lenta la melisa elimina las náuseas y la sensación de mareos, al ser digestiva y carminativa, favoreciendo así la asimilación de los alimentos, previniendo la formación de gases y el mal aliento.