La ketodieta, el plan imbatible contra la diabetes y la hipertensión

Comentarios desactivados en La ketodieta, el plan imbatible contra la diabetes y la hipertensión 3

Esta dieta hace que su cuerpo empiece a usar solo grasa para producir energía y así se queman kilos muy rápido, además de mejorar la salud. Consulte a su médico para realizarla.

Para adelgazar y combatir la diabetes y la hipertensión, la nueva estrella de la nutrición inteligente se llama keto dieta. Esta es una forma de alimentarse donde la mayor parte de las calorías que se ingieren provienen de determinado tipo de grasas, las llamadas saturadas y monoinsaturadas;  y se restringen casi completamente los hidratos de carbono de todo tipo, incluidos los que provienen de cereales, granos, legumbres, harinas, papas y frutas. Es una variante de la dieta cetogénica, que es una forma de alimentarse utilizada no solo para adelgazar sino además para tratar enfermedades.

La ketodieta tiene excelentes resultados en el control de la glucemia en la sangre y además de quemar grasas rápidamente, calma la ansiedad por los hidratos y hace trabajar el cerebro con más eficiencia. También se ha descubierto que tiene un efecto diurético, que combate el síndrome metabólico y se produce por consecuencia una baja en los valores de tensión arterial.

Qué es una dieta cetógenica

El nombre “dieta cetogénica” tiene su origen en que la dieta causa la producción de pequeñas moléculas de energía que se llaman “cetonas” o “cuerpos cetónicos”.

Este es un combustible alternativo para el cuerpo que se utiliza cuando hay una escasez de azúcar (glucosa) en la sangre.

Las cetonas se producen cuando comemos  muy pocos hidratos de carbono (los cuales se descomponen muy rápidamente en azúcar sanguínea) y solamente cantidades moderadas de proteína (el exceso de proteína también se puede convertir en azúcar sanguínea).

Las cetonas se producen en el hígado a partir de la grasa. Después, se utilizan como energía por todo el cuerpo, incluyendo el cerebro. El cerebro es un órgano que consume mucha energía todos los días,  y no se puede alimentar directamente de la grasa. Sólo funcionará con glucosa o cetonas.

En una dieta cetogénica, todo el cuerpo cambia su provisión de energía para funcionar casi exclusivamente con grasa, todo el tiempo. Los niveles de insulina se reducen y la quema de grasa aumenta drásticamente. Se vuelve fácil acceder a los depósitos de grasa corporal para quemarlos, ideal si estamos tratando de bajar de peso, pero hay también otros beneficios menos evidentes, como por ejemplo, tener menos hambre y alcanzar una provisión estable de energía.

Cuando el cuerpo produce cetonas se dice que está en cetosis. La manera más rápida de lograr esto es ayunando —es decir, no comiendo nada— pero obviamente no es posible ayunar para siempre. Una dieta cetogénica, en cambio, se puede consumir indefinidamente, y también resulta en cetosis. Aporta muchos de los beneficios del ayuno –incluyendo la pérdida de peso– sin tener que ayunar.

La ketodieta no fue ideada para los diabéticos sino para adelgazar pero en caso de existir este problema de salud hay muchos beneficios.

Los alimentos preferidos; las grasas buenas

La mayoría de las calorías en una dieta cetogénica deben provenir de la grasa. La grasa saturada ( proveniente de fuentes animales) hoy en día ya no es considerada peligrosa salvo casos puntuales de personas con dislipemias genéticas. El resto de la población puede consumirlas con mejor pronóstico para sus arterias del que se imagina. Hoy los últimos estudios han demostrado que suprimir las grasas saturadas no es beneficioso.

Probablemente muchas las obtendrá de fuentes naturales como carne, pescado, huevos, etc. Pero también usa grasa en la cocina, como mantequilla o aceite de coco, y añade abundante aceite de oliva a las ensaladas, etc. Puede hacer aderezos.

Atención: Los aceites tradicionales como el de girasol o soja, maíz o uva no son recomendables, porque contienen una proporción muy alta de ácidos grasos Omega 6 que son pro inflamatorios. Además se enrancian más rápido y al calentarse enseguida adquieren componentes que son tóxicos. Se usa aceite de oliva y aceite de coco sin calentar.

Las grasas Omega 3 si están muy presentes en la keto dieta. Por esto se consume pescado de mar, mariscos, aceite de oliva, aceite de coco y manteca, que la contienen. Son importantísimas para conservar la salud cardiovascular y desinflamar.

Las proteínas

Carne: las carnes no procesadas son bajas en carbohidratos y adecuadas para la dieta keto, y la carne orgánica y alimentada con pasto es la más saludable de todas. Pero recuerda que la dieta cetogénica es alta en grasas, no alta en proteínas, por lo que no necesitas grandes cantidades de carne. El exceso de proteína (más de lo que el cuerpo necesita) se convierte en glucosa, lo que dificulta la cetosis. Una cantidad normal de carne es suficiente. Tenga en cuenta que las carnes procesadas, como las salchichas, los embutidos y los fiambres  a menudo contienen carbohidratos añadidos.

Pescado y mariscos: todos son buenos, incluso excelentes, especialmente los pescados grasos como el salmón. Sin embargo, evite los rebozados con pan rallado, ya que contienen carbohidratos. Si puede encontrar pescados salvajes, es lo ideal.

Huevos: cómalos de cualquier forma. Duros, pasados por agua y fritos, en omelette o revueltos. Se usan mucho para el desayuno. Recuerde que se fríen en manteca, aceite de coco o manteca de cerdo. Intente comprar huevos orgánicos para tener la opción más saludable.

Los vegetales 

Verduras de superficie,  frescas o congeladas, ambas están bien. Elija verduras que crezcan en la superficie, porque estas contienen pocos carbohidratos, y a su vez bastante fibra, vitaminas y minerales, especialmente de hojas y verdes. Las mejores son la coliflor, el repollo, la palta, la espinaca, la lechuga, el brócoli y el zapallito, también en la variedad zuchini. También se puede comer sin problema pepinos, aceitunas.
Las verduras son una fantástica y sabrosa manera de comer grasa buena en la dieta keto. Grandes ensaladas con aceite de oliva, o pasadas por huevo y fritas en manteca otorgan estos beneficios. También puede utilizar algas comestibles y hongos. La mayoría de la gente acaba comiendo más verduras que antes al empezar a comer keto, ya que las verduras sustituyen a la pasta, el arroz, las papas, etc. Cuidado con los pimientos y los tomates: aumentan los carbohidratos rápidamente hasta llegar al límite de 20 gramos al día. Solamente un pimiento mediano puede contener 6-8 gramos de carbohidratos digestibles.
Verduras que son reservas de carbohidratos, como las papas, batatas, nabos, no son convenientes. Prefiera las cebollas, las zanahorias y en pequeña cantidad la remolacha.

Frutos secos: se pueden tomar con moderación, pero tenga cuidado al usar frutos secos como refrigerios, ya que es muy fácil comer mucho más de lo que necesita para saciarse. Prefiera almendras y nueces, las pecan o las de macadamia.

Frutas frescas: Las frambuesas, moras y fresas o frutillas se pueden comer en pequeñas cantidades al seguir una dieta estricta baja en carbohidratos, y en una dieta moderada baja en carbohidratos se pueden comer prácticamente todas las que quiera.

Todas las frutas contienen azúcares, las que menos tienen son el melón, la sandía, la mandarina, la piña, la naranja, la ciruela y el durazno. Manzanas, peras, bananas, uvas… mejor evitarlas.

Lácteos, solo algunos 

Lácteos altos en grasa: cuanta más grasa, mejor. La manteca es buena, el queso alto en grasa está bien,  úselo para gratinar verduras, por ejemplo; y los yogures altos en grasa se pueden tomar con moderación. La crema de leche puede usarla poner un copete en su fruta y para cocinar,  para salsas.
Evite beber leche,  ya que puede ingerir demasiada azúcar con rapidez (un vaso tiene 15 gramos de carbohidratos), pero puede usarla con frugalidad en el café. Sin duda, tienes que evitar el café con leche (18 gramos de carbohidratos). También evite los yogures bajos en grasa, especialmente porque a menudo contienen muchos azúcares añadidos.

Por último, tenga en cuenta que comer regularmente queso cuando no tiene hambre es un error común que puede retrasar la pérdida de peso.

Las bebidas

Puede tomar agua y algunas infusiones sin restricciones, no es aconsejable la gaseosa Light ni los jugos Light.
Agua: trata de que sea su bebida habitual, también es posible tomar agua con sabor o agua con gas.

Café: sin azúcar. Una pequeña cantidad de leche o crema están bien.

Té o mate, no hay problema en la cantidad que consuma.