Regule el sueño a partir de la alimentación

Comentarios desactivados en Regule el sueño a partir de la alimentación 0

¿Siente somnolencia al finalizar su almuerzo o cena? ¿Bosteza, cabecea y ve su rutina laboral entorpecida? El causante se relaciona a las variaciones de glucosa en la sangre de acuerdo al alimento ingerido. Inclusive, a mayor cantidad de ingesta alimenticia, mayor contenido de azúcar y, por ende, más cansancio.
La licenciada Liliana Grimberg (M.N. 978), nutricionista y dietista, propone diversos consejos para consumir una correcta alimentación que mejore la calidad de vida. “Debe elegir alimentos con bajo índice glucémico”, explica la nutricionista. Entre las comidas que elevan la azúcar en sangre lentamente se pueden mencionar el atún, las sardinas, el pollo, el pavo, los huevos, la leche, los frutos secos (almendras, pistachos, nueces), las legumbres (soja, porotos), queso fresco, avena, espinaca, coliflor, sésamo, frutas y verduras crudas, solomillo y brócoli.

Recomendaciones básicas
– No se salteé el desayuno. Este resulta fundamental al interrumpir el ayuno nocturno y, con el consumo de lácteos descremados, frutas enteras y cereales sin azúcar se puede obtener la energía necesaria para transcurrir la mañana.
– Evite comidas ricas en hidratos de carbono refinado (panes, pastas, tartas, arroz blanco, postres).
– Espere tres horas entre la comida e irse a dormir.
– Realice ejercicio físico después del almuerzo. Por ejemplo, una caminata corta.
– Mantenga el cuerpo hidratado, especialmente con agua.
– Evite las comidas abundantes por la noche.
– Duerma entre siete y ocho horas diarias.