El camino para una vida sana y sencilla

Comentarios desactivados en El camino para una vida sana y sencilla 8

El Yoga es una disciplina espiritual, rigurosa y milenaria nacida en La India, que significa “unión con Dios”. Es una filosofía de vida que involucra un sistema de hábitos morales, mentales, físicos y espirituales para alcanzar la liberación o libertad plena. La ciencia del Yoga ayuda a encontrar respuestas a preguntas eternas del ser como “¿Quién soy?”, “¿Para qué estoy en este mundo?”, “¿Qué significa la muerte?”.
Es el camino hacia la paz, dado que permite alcanzar estados más elevados de conciencia y de armonía interior. Al experimentar la paz, la contagia a su entorno.

Tan simple y tan complejo como respirar
Hoy en día, muchos médicos y psicólogos recomiendan a sus pacientes la práctica de yoga para reducir el estrés y mejorar el estado general de la salud física y psíquica.
La práctica de yoga le hará tomar conciencia de la importancia de la respiración. Una respiración calma y consciente contribuye a bajar el nivel de frecuencia de los pensamientos, lo que colabora con serenar la mente. La recurrencia y calidad de los pensamientos influye directamente en el estado de ánimo y, por lo tanto, en la calidad de vida. El pensamiento positivo es un principio fundamental del Yoga y la meditación es una instancia para calmar la frecuencia de los pensamientos y aportarle tranquilidad.

Numerosos beneficios para la salud
A nivel físico, son muchos los beneficios que aporta la práctica sostenida de Yoga.
Las asanas son posturas físicas que trabajan los distintos sistemas del organismo: inmunológico, endócrino, respiratorio, digestivo, circulatorio, etc… Una práctica completa de yoga físico incluye una secuencia de asanas que mejoran el funcionamiento de cada uno de estos sistemas.
Con la práctica, se reducen el ritmo cardíaco y la presión arterial y se incrementa el flujo sanguíneo a los órganos internos. Las posturas se sostienen unos minutos respirando conscientemente y buscando la calma de la mente; contribuyendo a la autodisciplina y la templanza. Las asanas fortalecen los músculos y flexibilizan la columna que es la base del esqueleto. Las desviaciones de la columna como la escoliosis, sifosis y lordosis pueden corregirse con la práctica de yoga.
Todas estas mejoras físicas generan una sensación de libertad y de autoconfianza que también contribuyen a un mayor bienestar.
Con la práctica constante del yoga, la concentración es cada vez mayor, lo cual es muy beneficioso para el desarrollo integral de la persona. El yoga le proveerá de herramientas para serenarse en situaciones incómodas o conflictivas, poder tomar distancia y tener mejor perspectiva, contribuyendo a tomar mejores decisiones y concentrarse más en cada aspecto de la vida, ya sea laboral, afectivo o personal.

Una herramienta para que los adultos mayores mejoren la calidad de vida
En líneas generales, el envejecimiento del cuerpo se asocia con un deterioro físico general y con una disminución de la vitalidad y la memoria. Pero las persona que han practicado yoga de manera sostenida a lo largo de su vida, presentan menores síntomas de envejecimiento y menos enfermedades típicas de la vejez.
Aún los adultos mayores que nunca se han acercado al Yoga, encontrarán en esta disciplina una gran oportunidad para comenzar a mejorar su salud y prevenir así el deterioro del organismo en general, y en particular el estado de las articulaciones y del cerebro.
Según el doctor Enrique Galindo, Director del Instituto Madrileño de Traumatología, el yoga mejora los síntomas, el dolor, la percepción y la calidad de vida de los pacientes con artritis. Es natural que así sea, dado que las asanas fortalecen la musculatura, sin sobrecargar las articulaciones y, por lo tanto, alivian los síntomas.
El doctor Singh Khalsa, docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en su libro “Your Brain on Yoga” (Tu cerebro durante el Yoga), explica lo que ocurre en el cerebro con la práctica. En líneas generales aumentan los niveles de dopamina y oxitocina, componentes químicos que se liberan al organismo y aumentan la sensación de felicidad; se reducen los niveles de cortisol, hormona que se dispara cuando se está nervioso; y aumenta la densidad de la materia gris en el hipocampo, mejorando la memoria sensiblemente.

Asanas + respiración consciente + meditacion = bienestar general
La meditación y el yoga aumentan la actividad de la corteza prefrontal derecha, asociada a los estados de ánimo positivos. La concentración puesta en práctica y ejercitada durante las asanas aumenta el grosor del cerebro y refuerza las conexiones neuronales, permitiendo procesar mejor la información y tomar decisiones con más facilidad.
La búsqueda de la felicidad es inherente a todo ser humano y está íntimamente relacionada con la búsqueda del sentido de la existencia humana. El Yoga brinda todas las respuestas y las herramientas para alcanzar niveles de plenitud y armonía física, mental, emocional y espiritual. Para quienes aún no conocen de qué se trata, ¿qué esperan para experimentarlo?