Las hojas poderosas contra la diabetes

Comentarios desactivados en Las hojas poderosas contra la diabetes 6

Mango, neem, nogal, higuera, sarandí y stevia pueden formar un combo antiglucemia muy eficaz que sumado a la dieta adecuada y el ejercicio suave terminan con esta enfermedad y previenen sus nefastas consecuencias.

En fitoterapia, hay grandes avances contra la diabetes. Para esta enfermedad que es claramente un mal de esta época porque ha adquirido características de epidemia en el mundo occidental, la fitoterapia aporta especies que actúan de formas diversas, ya sea estimulando la secreción de insulina como favoreciendo su recepción por las celulas, también en la protección  del páncreas y como antioxidante que regenera de manera integral los tejidos del organismo. Ha sido comprobada hoy su efectividad por los estudios que la ciencia realiza permanentemente.

“Las plantas medicinales son la base de la farmacopea occidental y oriental, han curado a los hombres y a los animales desde edades muy antiguas de la humanidad. Hoy muchas especies utilizadas popularmente han sido investigadas y se comprueban sus propiedades, porque se identifican sus principios activos. Estas investigaciones también delimitan sus rangos de toxicidad, lo que nos permite afinar las dosis y mejorar la administración de estas sustancias sin correr riesgos”,  afirma Diana Noemí Ubriaco, Dra HC en Naturoterapia, perteneciente al Colegio de Acupuntores y Naturópatas.

Las hojas de mango se conocen desde hace cientos de años como remedio, asi como el fruto se usa en alimentación. Y esta planta es un buen ejemplo.  En el III del Congreso de la Salud Australiana y de la investigación médica en Melbourne, los investigadores del Congreso  divulgaron los resultados preliminares de un estudio que sugiere que los componentes de la hoja de mango puede actuar en los mismos receptores (receptores proliferator-activados peroxisome, o PPARs) que algunas medicaciones comunes para la diabetes.

Las hojas blandas del árbol de mango se consideraban útiles en diabetes y se sabía que una infusión preparada de las hojas frescas durante la noche en agua ( no hervidas) y exprimiéndolas bien antes de filtrarla en la mañana, tomada en ayunas, permiten un control temprano de la diabetes.  También se utilizan las hojas una vez que se han colgado durante algunos días y quedan secas, se pulverizan y se toma media cucharadita del polvo con agua dos veces al día, por la mañana y la tarde la glucemia esta más contolada. También se asegura que previene la retinopatía diabética.

Pero sus efectos no terminan aquí, la hoja de mango, asi como la corteza del árbol y el fruto actúan sobre las arterias recuperando su elasticidad, sobre los problemas en la sangre y la secreción de la bilis.

También la corteza y la pulpa 

El extracto de Mangifera indica L se usa en la práctica etnomédica para la mejoría de la calidad de vida de pacientes con diferentes patologías.  En un estudio publicado por la Sociedad Farmacológica de Chile, el extracto acuoso de la corteza demostró, fundamentalmente, actividades antioxidante, anti‐inflamatoria e inmunomoduladora, analgésica y antialérgica.

Según los reportes revisados, el extracto es seguro para su administración en humanos debido a su bajo potencial de toxicidad. También se analizaron en la Universidad de Querétaro  los subproductos residuales de la producción de jugo de mango en México, porque se ha comprobado que estos restos de la fruta tienen efectos antidiabéticos. Se realizó un ensayo in vivo para evaluar las propiedades antidiabéticas del subproducto, en el cual se observó un efecto hipoglucemiante en el grupo suplementado con el subproducto de mango (0.5 g/kg peso), con una reducción del 21% en el nivel de glucosa al término de la tercer semana  y un aumento en la concentración de insulina en suero con respecto al grupo control diabético. En cuanto al perfil lipídico, hubo mejoría en el grupo con subproducto de mango en la concentración de triglicéridos en suero con una reducción significativa de 52.18 % en comparación al control. Se evaluó el funcionamiento renal, obteniéndose una mejoría en la filtración y reabsorción de la creatinina y una disminución en la hipertrofia renal en el tratamiento con el subproducto. En base a lo anterior se concluye que el subproducto tiene efectos benéficos relacionados con la diabetes debido a sus diferentes componentes bioactivos, y es una excelente alternativa como tratamiento complementario para esta enfermedad.

Más hojas útiles para bajar la glucemia

Para tratar la diabetes, se debe tomar un extracto de hojas de higo con el desayuno. También se pueden hervir dos o tres hojas de la higuera durante 15 minutos en medio litro de agua y tomar el líquido resultante. En su libro “Plantas medicinales, Guía práctica de botánica universal,” el Dr. A. Lifchitz explica que tomar en ayunas el cocimiento con 5 g de hojas por medio litro de agua está indicado para los diabéticos con excelente resultado.

El experto también recomienda las hojas de nogal, que además de ser útiles en la diabetes lo son en la hipertensión arterial y tienen propiedades depurativas, estimulantes y nutritivas. La dosis recomendada es de 15 g de hojas por litro de agua hirviendo, para tomar una taza antes de cada comida.

Otra planta de alto poder hipoglucemiante que a su vez mejora el funcionamiento del páncreas es el sarandí blanco, oriundo del Río de la Plata. Esta especie, el Phyllantus Sellowiannus, se conoce en la medicina herbolaria del mundo por estas propiedades. Se pueden usar las hojas y los leños, o pequeñas ramitas, en cocimiento, que se hierven a razón de 20 g por litro de agua, solo 5 minutos. Se toma el litro entero en el día. El sarandí blanco se asocia generalmente con otras hierbas como la pezuña de vaca, la misma hoja de higuera o la ortiga.

Así como estas especies son habituales en nuestro medio, también hay otras que llegan desde confines lejanos, como el neem o Nim, que proviene de la India y Birmania. Los extractos de la hoja y el aceite de la semilla son efectivos para conseguir la reducción de las dosis de insulina en pacientes diabéticos. Los resultados arrojan entre un 20 y un 50% de reducción con 5 g de hojas de neem al día. Se supone que el neem mejoraría la sensibilidad de los receptores de insulina, y según Pablo de la Iglesia, autor junto a Pablito Martin del libro “ Detené la diabetes”, “ dado el efecto antiparasitario y bactericida, mejora la función intestinal, hepática y pancreática, ya que en estos órganos de mayor importancia para el metabolismo de los hidratos de carbono, suelen hospedarse grande scolonias que dificultan el correcto funcionamiento de los mismos.”

El coach nutricional cita en el libro que el neem se utiliza como un tratamiento reconocido por el sistema sanitario oficial de la India y se comercializa en farmacias. Reduce los niveles de glucosa en la sangre y a la vez si se toma con medicinas hipoglucemiantes convencionales aumenta la efectividad de estas últimas. El neem se utiliza en infusión de sus hojas, cásulas con su extracto y aceite esencial, en Argentina la oferta es aún limitada.

Por último y como quizás una de las más recomendadas, la hoja antiabetes: la stevia rebaudiana. Muchos de los trabajos a favor de la actividad hipoglicémica de la stevia provienen de América del Sur. En Brasil y Paraguay se la emplea como remedio para diabéticos.  Médicos paraguayos sostienen que el extracto seco o líquido tiene un efecto extraordinario para curar la diabetes y que dicho beneficio se logra  con una pequeña cantidad de este edulcorante “natural”.Se ha demostrado una reducción de 32.2% en el nivel de glucosa en pacientes adultos que recibieron extracto líquido de stevia , en trabajos que datan de los años 1970 y 1981. Los naturistas en Brasil, por lo menos durante 50 años, han recomendado cocimientos o extractos de stevia para regular la glucosa en la sangre. El glicósido de stevia debe ser parte importante en la dieta de los pacientes diabéticos. La razón es su  acción hipoglicémica que mejora la circulación  pancreática, por ende estimula a las células beta del páncreas, generando una secreción considerable de insulina, muy importante en el tratamiento de diabetes mellitus tipo 2.  La dosis más sencilla y aplicable de stevia es tener una planta en casa y consumir entre 2 y 4 hojas frescas por la mañana y por la tarde.