A salvo de osteoporosis con leches de semillas

Comentarios desactivados en A salvo de osteoporosis con leches de semillas 1

Tomar sol, hacer ejercicios inteligentes, evitar pérdidas de calcio, sumar nutrientes reforzadores de la masa ósea y por supuesto, recurrir a la farmacia natural son los pasos más seguros para evitar la osteoporosis, su antesala que es la osteopenia y todas las consecuencias de esta condición.

En Argentina, una de cuatro mujeres mayores de 50 años presenta densitometría normal, dos tienen osteopenia y una, osteoporosis. Se calcula que para el año 2025 habrá casi cinco millones de mujeres con deficiencias en su masa ósea, lo que hace predecir fracturas de cadera, pérdidas de talla, fracturas vertebrales o de muñeca.

El aumento de la longevidad y los hábitos de la vida actual, que no favorecen que los huesos se mantengan fuertes, hacen pensar que estos problemas irán en aumento.

A medida que envejece, la parte interna de nuestros huesos se vuelve porosa por una pérdida de calcio. La masa ósea total suele alcanzar su nivel máximo, aproximadamente, a los 35 años.

La osteopenia hace referencia a la masa ósea que es menor que su masa ósea máxima, pero aún no lo suficientemente baja para considerarse osteoporosis. La osteopenia no es una enfermedad, pero si usted recibe este diagnóstico, tiene un riesgo más alto de desarrollar osteoporosis.

Es importante tratar la masa ósea baja para evitar que la osteopenia se convierta en osteoporosis. El tratamiento natural comienza con cambios en su estilo de vida.

 El riesgo de fracturas

La osteoporosis causa una baja masa ósea, con deterioro de la estructura, lo cual condiciona una mayor fragilidad y posibilidad de fracturas con traumatismos mínimos. Es una enfermedad frecuentemente silenciosa, que no presenta en la mayoría de los casos signos tempranos, y muchas veces la fractura es el primer signo. En la mujer, la disminución de la masa ósea se inicia luego de la menopausia continuando en el transcurso de la vida, aunque es mas acentuada los primeros cinco años.

En la mujer postmenopáusica reciente las regiones más afectadas son la columna y el radio, por lo que la fractura de muñeca es uno de los primeros signos de osteoporosis en estas pacientes.

La disminución de masa ósea de la cadera es mas progresiva y tardía, se acelera entre los 70 y 80 años, cuando se observa un aumento en la incidencia de fracturas de cadera.

El método con la que se detecta la pérdida de masa en el hueso es la densitometría ósea. Este estudio nos permite medir la densidad del hueso en diversas áreas del esqueleto y puede predecir el riesgo de fractura. Las radiografías son útiles para establecer la presencia de fracturas vertebrales y para descartar otras enfermedades, pero no permiten el diagnóstico temprano de esta enfermedad pues debe existir una pérdida de masa ósea mayor del 30% para poder observar cambios radiográficos.